Porqué Parquímetros Sí

Una vez más los vecinos de la Roma Condesa que vivimos, trabajamos o tenemos un vínculo emocional con esta zona, estamos debatiendo hacia donde tiene que transitar el uso de suelo, la movilidad y el desarrollo económico de las colonias. El tema es de sumo interés pues no sólo ésta en juego un Programa de Gobierno o el interés de los empresarios, desarrolladores y comercios que ven posibilidades de generar economías de escala que devuelvan su inversión en un tiempo razonable, dando servicios que saben se requieren proporcionar para cubrir las necesidades que una parte importante de la población de la capital demanda.

Lo que está también en el tablero de este interesante ajedrez paradigmático es que hay dos visiones encontradas, dos maneras de ver y sentir la vida en una ciudad, pues los que se oponen aún están observando que el desarrollo de una metrópoli como esta debe de continuar bajo las formas de centralización administrativa muy propia de mediados del siglo pasado, donde el eje de la movilidad de la ciudad estaba en función de privilegiar el automóvil por encima de la eficiencia de un transporte público ordenado y de la planeación de las calles en favor de los peatones y ciclistas. Hoy en día, esta visión ya no entra dentro del desarrollo de ciudades que pretendan ser sostenibles a corto y mediano plazo pues lo que se requiere es lograr una descentralización administrativa que impulse el desarrollo del poder lateral y ejerza, por consiguiente, políticas públicas que ponga a las personas en un nivel de importancia mayor que el de los automóviles y, por ende, es necesario que el espacio público, sus parques, camellones, calles y avenidas, comiencen a dialogar de una manera diferente entre aquellos que vivimos en la ciudad.

No se trata de eliminar el automóvil sino de hacer que cada vez sea menos imprescindible y que la infraestructura urbana y los medios de transporte público, motorizados o no, sean cada vez más eficientes, cómodos y seguros.

Los parquímetros son un medio más de los muchos que hay que hacer para poder reordenar zonas que tienen características urbanas y de movilidad como las que existen en la Roma Condesa. No se trata de privatizar la calle, sino de generar un esquema de servicio que permita liberar la carga vehicular que no genera ningún bien o satisfactor para las colonias. El hecho de concesionar este servicio a una empresa privada no vulnera el ejercicio de gobierno, por el contrario, hace que la autoridad se centre en los temas que le deben preocupar y son propios de sus atribuciones y no en administrar un servicio que no tiene por qué dar de manera directa.

Si de privilegiar a las minorías se trata, hay que recordar que sólo el 20% de la población es la que tiene autos particulares y ocupan el 80% del arroyo vehicular, por lo tanto, si se continúa con la política de mejoramiento del transporte público, -que creo que es más que evidente que ha habido pasos muy claros que refirman lo anterior- podemos ir incidiendo de manera gradual en darle a la movilidad de esta ciudad un sentido más democrático y benigno para la mayoría de los ciudadanos que no cuentan con autos particulares.

Los beneficiarios directos con la instalación de parquímetros son: los peatones, los vecinos donde se instalan los parquímetros, los usuarios del transporte no motorizado y, sobre todo, los millones de personas que día a día se desplazan para llegar a sus centros de trabajo, pues obtendrán mejoras en tiempos y rendimientos.

Los parquímetros además ayudan en la mejora de los espacios públicos, no sólo porque posibilitan la obtención de recursos que serán canalizados para el mejoramiento de áreas verdes y obras de infraestructura (nadie puede negar que el mejoramiento de las banquetas en la colonia Juárez pudo llevarse a cabo gracias a este recurso, por ejemplo) sino porque reduce la cantidad de automóviles que llegan a la zona, por lo que también hay una mejora en el medio ambiente y en la movilidad peatonal.

Por lo tanto, la política emprendida por el Gobierno de la Ciudad sobre la regeneración de espacios públicos es acertada en todas las líneas de acciones propuestas, incluso yo diría que hasta se queda corta en algunos de los temas que se deben de llevar a cabo, pero en términos generales hay un buen plan para introducir cambios relevantes para el futuro de la Ciudad pues de lo contrario, como ya dijimos, lo que está en juego es su sustentabilidad ambiental y comunitaria.

Por lo anterior, y a manera de resumen, considero que los parquímetros son necesarios porque la experiencia que se ha tenido en otras ciudades del mundo es que hay que introducir soluciones como la que se pretende implementar pues mejora las condiciones de movilidad, tiende a impulsar la regeneración de espacios públicos, integra comunidades más sanas y participativas y desarrolla el comercio y la plusvalía inmobiliaria, en suma, justo lo que esta zona de la Ciudad requiere a gritos.

Quienes están a favor de esta medida son en su mayoría jóvenes y adultos que recién comienzan a introducirse en el mercado laboral y a asumir los cambios y retos necesarios para encaminarse a una vida independiente; están también grupos de vecinos que están convencidos de que se tiene que llevar a cabo, simplemente por sentido común, porque han visto que en donde se han instalado hay mejoras evidentes o porque su actividad profesional y su sentir sobre la vida, ésta relacionada con las nuevas formas de organización que la sociedad ésta creando.

Tenemos que lograr llevar este mensaje a aquellos vecinos que se oponen, la mayoría de ellos por falta de información, pues no hay otra opción factible más adecuada o viable a corto y mediano plazo.
Espero que la ciudadanía dialogue de forma respetuosa éste y todos los temas que seguramente continuaran incidiendo en nuestras colonias y que sean los argumentos y las razones las que sostengan el dialogo y estimulen la participación para que sea la comunidad la que pueda decidir hacia donde quiere construir su futuro.

Paco Ayala

Responder

Jalapa S/N entre Coahuila y Campeche
Col. Roma Sur, CP 06760
México, Distrito Federal ‎
Tel. 01 5564 2210

Últimas publicaciones